Encuentra servicios en Creatividad, Innovación, Modelos de Negocio, Marca Personal y Estrategia!!! close

Importancia del Ambiente, la Creatividad y la Innovación en una Estrategia para el Desarrollo y la Competitividad Empresarial*


La necesidad de incorporar estrategias para la competitividad fundadas en las fortalezas internas de las empresas, como el ambiente organizacional creativo, el talento humano, el capital intelectual, la tecnología y la creatividad, no son nada nuevo en el contexto de la literatura administrativa. 

Ambientes creativosLa importancia de la innovación para generar ingresos y como punta de lanza para la competitividad es recurrente en los diferentes discursos, algunos trasnochados en el ámbito estratégico. La única forma de hacer frente a los retos a los que se enfrentan hoy en día las empresas, de una forma rentable y sostenida en el tiempo, es mediante la innovación. La innovación es la principal fuente de crecimiento económico a nivel empresarial, sectorial, nacional y global. La OCDE estima que al menos el 50% del crecimiento es debido a la innovación. Si esto ha sido tan claro en los últimos 20 años de teoría administrativa y gerencial, y aun en los listados de Fortune 500 las empresas mas exitosas son muestras vigorosas de innovación. Por qué en nuestros países es necesario seguir haciendo esfuerzos titánicos para convencer a los directivos de la importancia de innovar, de contar con un ambiente propicio para la creatividad, de tener un plan de acción coherente con el planteamiento estratégico y la demagogia con la cual se habla de la innovación, sobre la necesidad de tener un plan de estímulos y otros factores determinantes en la adecuada gestión de la innovación? Según los resultados de la encuesta “Innovation 2005” llevada a cabo por el Boston Consulting Group en la que participaron un total de 940 ejecutivos, de 68 países y de múltiples sectores de actividad:

•      Casi el 90% de los ejecutivos dijeron que la innovación es esencial para el crecimiento y el éxito en su sector.

•      Más del 80% señaló que se requiere innovación radical (“true breakthrough innovation”) para ganar en la industria.

•      El 66% destacó que la innovación era una de las tres prioridades estratégicas de su empresa para el 2005.

•      El 74% apuntó que sus empresas iban a incrementar el gasto en innovación en 2005.

•      Sin embargo, el 51% de los ejecutivos no estaban satisfechos con los resultados financieros de sus inversiones en innovación.

Se deduce que para muchas empresas el gasto en innovación continúa creciendo, pero no está generando suficiente beneficio ni ventaja competitiva. De hecho, el foco en innovación es tan universal que también es una de las razones por las que es difícil para las empresas sobrepasar a los competidores (no importa cuánto inviertan, los competidores también están invirtiendo fuertemente).

Un director general: “Solía dedicar la mayor parte de mi tiempo preocupado por el “cómo”: cómo hacíamos las cosas, cómo operábamos o cómo conseguíamos eficiencia. Ahora dedico casi todo mi tiempo preocupado por el “qué”, qué oportunidades perseguir, qué colaboraciones crear, qué tecnologías avalar o qué experimentos desarrollar”. En el momento en que una empresa haya arrancado un 5% de eficiencia del ”cómo”, otra ya habrá inventado un nuevo “qué”. Inventar nuevos qués, ésa es la clave para defenderse en la era de la revolución.

Muchas empresas necesitaron una década o más para incorporar la calidad como una capacidad. Crear una capacidad para la innovación radical en toda la empresa no es un desafío menor que inundarla del carácter de la calidad – y esta vez no puede tardar 10 años. Crear una capacidad permanente siempre es difícil y caro, pero la rentabilidad de la inversión en innovación superará la rentabilidad en cualquier otra capacidad imaginable”. Gary Hamel “Leading the revolution”

“En este nuevo régimen, la riqueza proviene directamente de la innovación, no de la optimización; es decir, la riqueza no se obtiene perfeccionando lo conocido, sino explotando imperfectamente lo desconocido”. Kevin Kelly “New Rules for the new economy”

Es urgente la adaptación y posicionamiento de las diferentes empresas en los escenarios emergentes y la generación de un cambio interno en la organización, necesarios para sobrevivir en las nuevas situaciones de incertidumbre, y poder adecuarse a las fuertes exigencias competitivas.

Las ventajas competitivas basadas únicamente en dar valor agregado a los productos, o en incorporar nueva tecnología,  ya no constituyen  una suficiente y segura ventaja, ya que éstas no son tan perdurables en el tiempo como lo eran antes y cada vez se encuentran a mayor alcance del competidor, situación dada por los mismos efectos de la globalización y del flujo de información; en este orden, dimensiones como el desarrollo del potencial humano y el pensamiento creador, han adquirido especial connotación en los últimos años, convirtiéndose en una estrategia de fortalecimiento y desarrollo para las empresas tratándose de permanencia, posicionamiento y competitividad.

En este sentido el talento humano como bien social y el capital intelectual, como vigorosos activos intangibles, se convierten en una estrategia y recurso  poderoso que le permite a las organizaciones marcar la diferencia, aún en posiciones de desventaja de recursos tradicionales. De ésta manera la creatividad para la empresa empieza a ocupar un escenario protagónico, es decir, la forma en que éstas utilizan y reutilizan su conocimiento, generan y promueven sus ideas de manera creativa, innovan, desarrollan nuevas estrategias y metodologías; le otorgan a las organizaciones un valor agregado integral, orientado al conjunto de actores, procesos y productos de la organización, que ayudan a que ésta se posicione de manera contundente en el mercado en un momento determinado.

Teniendo en cuenta que el principal elemento de la estrategia es el talento y la creatividad, tomaremos ésta como la dimensión humana transformativa del sujeto, el objeto y el medio, en la cual interviene un proceso cognitivo – afectivo para la generación y desarrollo de ideas nuevas y valiosas, (González, 1997), de lo cual se desprende en primera instancia que el ser humano  es el principal protagonista, del querer, ser, saber y hacer,  y que la creatividad en la empresa se manifiesta evidente con la generación y desarrollo de ideas orientadas a aplicaciones  innovadoras,  tanto en  el fortalecimiento del talento, en el desarrollo de procesos productivos, en la obtención de productos originales y valiosos, y en la consecución  de ambientes para que se ofrezca, se mantenga y  desarrolle la creatividad de manera permanente.

A nivel empresarial, la innovación no es otra cosa que la creatividad aplicada (en procesos, productos, mercados, formas de organización, modeos de negocio, fuentes de insumos) y aceptada por el mercado como el resultado objetivo, tangible o intangible de una idea creativa. Es decir una idea no se considera innovadora, si no se implementa y funciona, así a través de la creatividad se obtendrá un nuevo valor o valor agregado para la organización con ideas originales, pertinentes y relevantes, que aportaran a la organización y a la sociedad en su conjunto. 

Bill Gates, citado por Vinante (2004) sostiene que los cambios de nuestra época influyen tan profundamente en el mundo empresarial, comercial y social, que obligan a toda empresa a adaptarse inmediatamente. Esta adaptación requiere necesariamente que las organizaciones cuenten con personas con un gran nivel intelectual y  creativo, que puedan y quieran realizar cambios, que resuelvan de manera creativa los problemas y que lleven a la organización a competir efectivamente con los rigores del mercado.

Por lo tanto las organizaciones modernas requieren centrar su atención en sus activos, principalmente los intangibles, los cuales son de hecho estratégicamente el principal valor, entre ellos encontramos la creatividad, ésta permite el logro de la investigación, la innovación, las patentes, el desarrollo de capital intelectual y valor agregado, entre otros, siendo natural el interés cada vez mayor de las organizaciones por el potencial humano.

Este interés se hace evidente en la contratación y entrenamiento del personal, el cual ahora enfatiza en los aspectos del desarrollo y habilidades cognoscitivas, en el pensamiento creativo, en la  capacidad de trabajar creativamente en equipo, por ejemplo a través de la estrategia de círculos creativos (C. Gonzalez y P. E. Valencia, 2001),   y en el desarrollo de métodos y técnicas creativas. La inversión en capital humano es definitivamente superior a los estándares del pasado. Empresas lideres en el mundo así lo demuestran en sus balances, como por ejemplo la General Electric tiene 82% de Capital Intelectual (CI), 3 M 82% de CI, ABB 85% de CI, British Aerospace 78% de CI; en cuanto a las Firmas de Servicios Barclayes tiene un 75% de CI, Coca Cola 97% de CI, Marks & Spencer 72% de CI; las Firmas de Alta Tecnología Intel 82%, Microsoft 97% y Vodafone 95%. (Morales, 2001).

Por otra parte, Colombia no se queda atrás en el proceso de implementar la creatividad en las empresas y por ende en centrar su atención en el capital humano. Cada vez cobra mayor auge la capacitación en este campo, y con mayor cotidianidad se reflejan los valores creativos en la visión, misión y objetivos de la empresa.   Por ejemplo en un estudio sobre el sector creativo en Bogotá, liderado por el Consejo Británico, se estableció que una inmensa mayoría de las industrias creativas son pequeñas y medianas, desde firmas de arquitectura y publicidad hasta teatros y diferentes razones sociales o personas en áreas como artesanías, cine y televisión con miras a crear empresa y posesionarse en el mercado; las mipyme igualmente son protagonistas de la industria creativa en Colombia, las cuales según un estudio del Ministerio de Cultura, en 2001, movió $1,5 billones, cifra importante en el concierto nacional (Rev. Dinero,  Marzo 2004).

Esto nos demuestra la importancia que se le ha dado al potencial del talento humano y a la creatividad  en todo tipo de empresas; pero una organización gana poco con tener el mejor personal, el más preparado y aún el más creativo, si la organización no cuenta con ambientes propicios para desarrollar y estimular estas aptitudes y actitudes, o si la organización sólo se preocupa de manera coyuntural por explotar este valor o por mantener solo su posición financiera y su imagen.

La creatividad empresarial no es sólo el banco de talentos o el lugar de generación de ideas, es también el escenario de gestión y expansión de las mismas para que se traduzcan en innovaciones que aporten valor a la organización. Ésta necesita de ambientes propicios para su desarrollo, de un clima donde el trabajo en equipo y los sistemas de participación y comunicación estén fortalecidos y permitan el desarrollo del potencial creativo de todos y cada uno de los individuos, una empresa en donde el clima es indiferente a las ideas generadas por sus empleados tiene pocas probabilidades de ser creativa.

Para generar un clima que favorezca la creatividad en la empresa, es necesario revisar la estructura de la organización, las estrategias, los sistemas que se manejan, la comunicación que se ofrece, el estilo de dirección, en fin todos los factores organizacionales y personales que incidan e inhiban el desarrollo de la creatividad, o por el contrario destacar aquellos que ayuden a implementarla. Desde la perspectiva ambiental (C.Gonzalez, 2001) plantea tres dimensiones a fortalecer:  

Un ambiente Psicosocial, que ofrezca identidad, seguridad, libertad  y autonomía, propicie la confianza y la cohesión, genere la alegría y la emoción de crear, mediante la acción comunicativa y a través de múltiples medios, configurados por diferentes lenguajes, lógicas y entendimientos.  Un ambiente Psicosocial que provoque  la capacidad de asombro, genere el interés, la atención y la motivación  como propulsores de la creación. Un ambiente propicio que supere el miedo a equivocarse o hacer el ridículo, que promueva la divergencia, que encuentre armonía a partir de las propias experiencias del  conflicto,  en el cual se pueda convertir la dificultad en oportunidad y la  restricción en recurso y en posibilidad de acción.

Un ambiente didáctico aportativo en métodos y procedimientos divergentes, donde se promueva la indagación, la formulación y reformulación de problemas, no tanto la certeza del acierto como si la posibilidad de acierto, donde se generen más preguntas que respuestas y se construyan diversos caminos de posibilidad y logro. Por otra parte un ambiente didáctico que promueva la organización y la participación activa, caracterizada por la espontaneidad, la apertura, la flexibilidad, la interacción, la autogestión y la autorregulación, con la misión de trasformación personal, organizativa y visión de futuro. 

Un ambiente físico  visto como cobijo del desarrollo psicosocial y didáctico en sus aspectos simbólicos, funcionales, técnicos y ecológicos. Un  espacio físico rico en significados, que propicie pertenencia, identidad y disfrute, con múltiples posibilidades de organización y adaptación funcional, con un pleno aprovechamiento de los recursos técnicos e infraestructurales y con las condiciones medioambientales amables y apropiadas a los sentidos, que permitan, la recreación y construcción del conocimiento. Un espacio multifuncional y multitemporal que traspase la concepción de oficina o planta y propicie el encuentro de emociones, en el que se posibilita la comunicación, la confrontación del saber  y la expresión  de la cultura traducida en procesos y productos innovadores, un espacio ensalzado donde se forje la imaginación y se materialice en realidades.

Es necesario para el desarrollo empresarial además de los ambientes, incorporar la visión pedagógica creativa, la cual se define como  la conjunción de actores, escenarios y estrategias creativas, para consolidar acciones creativas, que conlleven a logros originales y pertinentes tanto en los procesos de aprendizaje como de construcción de productos creativos; son amplias las estrategias que el movimiento creativista aporta en este sentido, estrategias que se canalizan en métodos y técnicas creativas.

Grupos creativosLos métodos creativos son estructuras ideacionales de proceder estructurante, analítico productivo, que representan modos, vías generales de procedimiento y operación, que vienen dados por un sistema de principios que se plantean como directrices para la consecución de un fin, siguiendo un procedimiento dirigido. El método creativo concentra y estimula las energías mentales hacia el rompimiento de esquemas, flexibiliza y optimiza recursos cognoscitivos. Sobre los métodos creativos se han realizado diferentes taxonomías, entre ellas la de Kauffmann,  que desde la perspectiva de la lógica divide los métodos creativos en intuitivos, analíticos y combinatorios. M. Fustier, más desde una perspectiva didáctica, los clasifica por su acción transformativa: “desfigura con la analogía, destruye con la antítesis o descompone metódicamente”, definiendo así tres métodos generales: El analógico, el antitético, el aleatorio.

Los métodos aleatorios,  buscan la asociación por vía del juego, la relación forzada, la relación al azar, y la combinatoria. Los métodos analógicos,  buscan la comparación de elementos y entidades por semejanza, continuidad y contiguedad. Finalmente los métodos antitéticos buscan el rompimiento, la de construcción, el replanteamiento y la reestructuración.

Los métodos incorporan técnicas, que se consideran vías dentro de un método para el logro del objetivo fijado.  La Técnica creativa representa procedimientos concretos que implican maneras de proceder  definidos en su forma y en su contenido para la formulación de retos, generación de ideas y solución de problemas. Cada técnica creativa tiene un campo de acción y objetivo específico en el proceso de aprendizaje, no sólo en el sentido de creación de objetos satisfactores de problemas o necesidades, sino también en el abstracto, dando sentido a la existencia, enriqueciéndola espiritualmente, elevando el pensamiento a un plano superior. Las técnicas a su interior contienen dinámicas, juegos y ejercicios que se ejecutan con las normas y lineamientos de éstas. Los métodos creativos de acuerdo a la taxonomía de Fustier, son retomados para el medio educativo por  S. De la Torre (1982) quién los incorpora dentro de un modelo de estructura creátiva para el medio escolar. 

El método analógico se aplica en el proceso de indagación, formulación y solución de problemas, busca la relación analógica como vehículo para comparar unidades disímiles y distantes, que al confrontarlas ofrecen frutos divergentes para el análisis. La analogía trabaja sobre el preconsciente, permite establecer relaciones intuitivas según cualidades de proximidad conceptual, funcional o estructural. La vía analógica es de carácter continuo, encadenado, implica concepciones sobre el objeto o problema de acuerdo a situaciones parecidas, utiliza también similaridades, permitiendo la proyección de un campo explorado y conocido, hacia uno no explorado.

El método antitético es crítico por naturaleza, indaga, reflexiona, disfraza o devela los contenidos de los problemas, permitiendo explorar una nueva zona de conceptos, por el rechazo de formas y planteamientos, en busca de concepciones diferentes, vistas desde diferentes ángulos y puntos de vista, hacia el logro de un objetivo previsto.  Se apoya en una actitud crítica, con fines constructivos, que permite transitar fuera de los límites y restricciones comunes; utiliza la vía discontinua del pensamiento como el medio para dar el salto hacia lo desconocido. Descompone y replantea, arma desde diferentes miradas, perspectivas y paradigmas.

El método aleatorio tiene como punto de referencia la relación de conceptos, funciones y estructuras sin relación aparente, que trabajados en lúdicas combinatorias, exploratorias, superpuestas, donde la flexibilidad y el ingenio son las reglas generales del juego, que permiten la creación de relaciones artificiales, forzadas, al azar, como puente de conexión entre lo conocido y lo desconocido.

El conjunto de métodos y técnicas de diverso orden, ofrecen un basto panorama para el desarrollo de la creatividad en la empresa igual que las guías creativas  para la formulación y solución de problemas, guías y procedimientos fundamentados en los pasos de preparación, incubación, iluminación y verificación del proceso creador.  Igualmente cobra especial atención junto con las guías creativas, el dar un mejor servicio al cliente, de tal manera  que sea más rápido, directo y de mejor calidad, considerar que los ciclos de vida de los productos son cada vez más cortos por tanto Investigación y desarrollo, marketing y producción, deben trabajar con mayor rapidez y efectividad para desarrollar y lanzar al mercado nuevas alternativas, convertir organigramas verticales en redes, y orientarse a resultados de gran impacto y beneficio. Reconocer muy bien a los  colaboradores por su creación,  fomentar el liderazgo creativo y  el trabajo en equipo a través de los círculos.  

La organización debe contar con personal que no tema afrontar cambios y desafíos, posean la capacidad de ser originales, fluidos para crear y generar ideas, sean flexibles, puedan trabajar en equipos interdisciplinarios, estén actualizados con las nuevas tendencias y demuestren iniciativa y solvencia.  De igual forma debe reconvertir su forma de trabajar, delegando en los colaboradores un mayor nivel de responsabilidad, cortando cadenas burocráticas, fusionando tareas y reduciendo aquellos controles que no aportan un valor adicional, respetar, cultivar y acrecentar siempre su capital intelectual, destruir todo signo de rigidez ya sea en su estructura o su mentalidad.

Igualmente es importante minimizar los aspectos que inhiben la creatividad en las empresas como: actores sociales que no aceptan sugerencias, ni críticas a su gestión, escaso estímulo a romper con viejos esquemas de trabajo, ausencia de planes de mejora continua, algunos paradigmas de uso frecuente que se presentan en la empresa. Por ejemplo: "Si hasta ahora funcionó ¿para qué cambiarlo?", "¿Si cambiamos y no funciona?", "Es muy costoso, no vale la pena", "La competencia no lo emplea y no les va mal", "Mejor esperemos un poco más." (Álvarez, 2004)

Este cambio de pensamiento y reorganización al interior de la empresa, dará como resultado una organización abierta al desarrollo de la creatividad, en donde se verán los frutos en la modernización e innovación. Tener un personal motivado, activo y comprometido, mantener un entorno empresarial adecuado para el desarrollo de la creatividad y conocer las necesidades y requerimientos del cliente, servirá para que la organización esté un paso adelante de la competencia y así generar nuevas oportunidades que le aporten valor, con las cuales puedan obtener un mayor desarrollo económico.

Podemos concluir que la creatividad es un fenómeno complejo que necesita de  capacidades y acciones individuales, así como de esfuerzos colectivos y un ambiente adecuado en la empresa; la combinación de estos factores permitirá que se generen procesos y productos creativos. Las organizaciones requieren de la creatividad y deben tener presente que esta se aprende, se practica y se desarrolla. Para esto es necesario contar con un ambiente intencionado en el que la gente potencialice su creatividad, igualmente no  basta con tener a personas caracterizadas por su creatividad y conocimiento, la empresa debe saber como acompañarlas y tener la capacidad de valorizar estos recursos, a través de la motivación y un clima organizacional que propicie la creatividad por medio de procesos de participación y comunicación, encaminados a motivar el trabajo en equipo y la solución creativa de problemas por medio de un adecuado liderazgo. Factores estos que le permitirán a las personas dar lo mejor de si y aportar significativamente a la empresa.

Consecuentemente, es necesario tener en cuenta que los beneficios de la creatividad se manifiestan cuando se apuesta por ella con autenticidad y se establecen y mantienen los cauces convenientes, desarrollando el potencial intelectual y creativo de sus colaboradores mediante un proyecto de empresa integral compartido por los miembros de la organización, desde la alta gerencia hasta el nivel operativo, a partir de esto pueden surgir saltos cualitativos en la empresa que se verán reflejados en sus niveles de competitividad y desarrollo. Una muestra de ello son los planteamientos de Kim & Mauborgne, de que siempre han existido empresas que han introducido innovaciones radicales y han creado nuevos espacios de mercado “océanos azules”:

·         Mira 100 años atrás y pregúntate qué industrias de hoy en día eran entonces desconocidas: industrias tan básicas como el automóvil, la música grabada, la aviación, petroquímica, farmacéutica y consultoría. 

·         Ahora mira a hace 30 años y pregúntate lo mismo. De nuevo surgen un montón de industrias multibillonarias: fondos de pensiones, teléfonos móviles, biotecnología, supermercados de descuento, paquetería express, snowboards, videos domésticos. 

·         Ahora pon el reloj dentro de 20 años y pregúntate: ¿Cuántas industrias que son desconocidas hoy existirán entonces? Si la historia es un buen vaticinador del futuro, la respuesta es muchas. Las empresas tienen una gran capacidad para crear nuevas industrias y re-crear las existentes” y esto es fruto de ambientes propicios para la creatividad y la innovación. 

Podemos concluir que estos procesos responden a empresas diferentes, con directivos diferentes y procesos de gestios de igual índole, donde los escenarios propicios, la inversión en ser diferentes, la valoración de la creatividad y la fe en la innovación como punta de lanza para ser mas competitivos han sido fundamentales.

BIBLIOGRAFÍA

ÁLVAREZ, Juan Javier., consultor española de marketing y gestión empresarial.  Director de www.studio-pymes.com, 2004.

ARROYO, Muñoz Ana, Jaione Ganzarain.  Revista. Robotiker.com. Universidad de Mondragón, 2003.

DE LA TORRE, Saturnino. Educar en Creatividad. Recursos para el medio escolar. Editorial Narcea. Madrid. 1982

GONZALEZ, Carlos Alberto. Indicadores Creativos. Universidad Nacional de Colombia, Manizales 1997.

                         Creatividad Visión Pedagógica. Universidad Nacional de Colombia. Manizales. 2001.

MORALES, Frías Joaquín. Fundamentos en Economía de la Educación Moderna. Profesor Universidad de las Américas, Chile 2001.

OROPEZA, Rafael. Creatividad e innovación empresarial. Editorial Panorama. México, 1994

www.degerenci.com/articulos

 www.dinero.com/dinero/ArticuloView Marzo, 2004

*Adaptado Por ADRIÁN DE JESÚS VARGAS DEL R. del documento ESTRATEGIA CREATIVA: UNA ALTERNATIVA PARA EL DESARROLLO EMPRESARIAL elaborado por el MGS. CARLOS ALBERTO GONZÁLEZ, los estudiantes CAROLINA RAMÍREZ GUTIÉRREZ Y SANDRA MILENA ERASO, y el mismo autor en 2006, en el marco del proyecto  “EVALUACIÓN Y FORTALECIMIENTO DE LOS AMBIENTES CREATIVOS PARA LA INNOVACIÓN EN LAS EMPRESAS DE MANIZALES”. Estrategia.  GTA GESTIÓN CREATIVA PROCREA. CON EL APOYO DE COLCIENCIAS Y EL DIMA.